Río Ibáñez apuesta por mejora de aprendizajes y convivencia

A través de un proceso de transformación activa conocido como Comunidades de Aprendizaje, cuatro escuelas de la comuna de Río Ibáñez están trabajando por mejorar resultados académicos e instalar un clima de respeto y solidaridad en sus establecimientos.

Gracias al apoyo de Natura, quien introdujo el proyecto en los países donde tiene operaciones, en Chile ya son 37 las escuelas que están transformando la educación mediante esta iniciativa, y en Latinoamérica ya van más de 370.

Hace nueve meses que las escuelas Aonikenk de Puerto Ibáñez, Carretera Austral de Bahía Murta, Antonieta Parra de Puerto Sánchez y Gabriela Mistral, de la localidad de Río Puerto Tranquilo, todas de la comuna de Río Ibáñez en la región de Aysén, iniciaron su proceso de transformación hacia una Comunidad de Aprendizaje. Hace nueve meses que empezó a sonar el concepto de Aprendizaje Dialógico y poco a poco han comenzado a implementar Grupos Interactivos y Tertulias literarias. Hace nueve meses que están pasando cosas distintas en estos establecimientos educacionales del sur de Chile.

En estas escuelas están trabajando para instalar un diálogo igualitario y se valora la inteligencia cultural, ambos principios del Aprendizaje Dialógico, concepto que sustenta a las Comunidades de Aprendizaje y fue acuñado en el CREA (Centro de Investigación en Teorías y Prácticas Superadoras de Desigualdades) de la Universidad de Barcelona. Los temas prioritarios se definieron entre marzo y abril de este año, luego de que apoderados, docentes y estudiantes soñaran con la escuela que querían construir. Para conseguirlo están armando comisiones mixtas de distintos temas, como convivencia, voluntariado, aprendizaje, entre otras, dependiendo de las necesidades de la escuela, en donde están representados todos los miembros de la comunidad escolar.

“Luego de soñar, constituimos la comisión gestora, en la cual participan cinco apoderados, tres estudiantes y tres profesores. Nos reunimos cada 15 días, y por ahora tenemos una apoderada a cargo de reclutar voluntarios, otra que busca recursos y otra a cargo de difundir y conectar a la comunidad con la transformación. De las profesoras, hay una que se encarga de apoyar y fomentar la implementación de los Grupos Interactivos y las Tertulias Dialógicas Literarias”, explica Luz Quiroz, educadora de párvulos y coordinadora de Comunidades de Aprendizaje en la Escuela Aonikenk.

Con el fin de potenciar el trabajo docente y el aprendizaje de los estudiantes, están comenzando a implementar Grupos Interactivos, en los cuales, la sala de clases se organiza en grupos heterogéneos. Los estudiantes colaboran entre ellos y un voluntario dinamiza y fomenta las interacciones. En las escuelas de la comuna se han realizado en distintos niveles y en distintas asignaturas, pasando poco a poco a convertirse en una práctica sistemática.

Andrea Reyes, quien cursa 8vo básico en la Escuela Carretera Austral, localidad de Bahía Murta, comenta que le gustan los Grupos Interactivos porque su mamá aprende, ella aprende de su mamá y ahora su mamá sabe cosas nuevas. En las escuelas Gabriela Mistral, Carretera Austral y Aonikenk están comenzando a darles ritmo, porque saben que mientras más los implementan, mayores son los aprendizajes y más se involucra la comunidad.

También están implementando de forma sistemática las Tertulias Dialógicas Literarias, en donde a través de la lectura intersubjetiva de clásicos de la literatura universal, se le da sentido al texto y se vincula con temas de la vida personal de quienes están leyendo juntos. Así se apuesta a la lectura de novelas completas -también pueden cuentos, fábulas o poesías-, en tiempos definidos entre todos, las cuales son interpretadas y conversadas en comunidad.

Luz agrega que se siente muy motivada, “podemos generar un cambio social, romper paradigmas y salirnos de este molde en el que estamos. Los padres y apoderados son demasiado importantes en la educación de nuestros estudiantes”.

Desde el Municipio se está realizando un trabajo de acompañamiento muy fuerte. Francisca Díaz, coordinadora de convivencia del DAEM de Río Ibáñez, es quien está a cargo desde la región, y María Constanza Hernández, de Focus, apoya desde Santiago y viaja una semana cada dos meses. "Estamos trabajando de manera conjunta con las escuelas y el Municipio, con mucho apoyo desde el alcalde hasta distintos funcionarios del DAEM. Queremos apuntar en todos los acompañamientos, al fondo de la transformación y a la autonomía de cada una de las escuelas como una Comunidad de Aprendizaje”.