Nuevas Herramientas de Innovación Pedagógica y Trabajo Colaborativo Docente

En el marco de la Ley N°20.903 que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente, el Ministerio de Educación (Mineduc) lanzó un set de herramientas que busca apoyar el trabajo de los equipos directivos en el fortalecimiento de la innovación y el trabajo colaborativo al interior de los establecimientos educacionales de todo el país.

Por Juan Pablo Muñoz Nenen

El Ministerio de Educación puso a disposición en su sitio web: www.liderazgoescolar.mineduc.cl las “Herramientas para equipos directivos: Innovación y Trabajo Colaborativo”, un set de nueve recursos que entre sus objetivos busca el despliegue de una mejora escolar sostenible en el tiempo y potenciar el aprendizaje de los estudiantes. Lo anterior, mediante el fortalecimiento del liderazgo al interior de las escuelas, la colaboración efectiva entre docentes y el impulso de innovaciones pedagógicas que impacten positivamente el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En este contexto, uno de los desafíos del Sistema de Desarrollo Docente es promover efectivamente que las comunidades educativas cuenten con herramientas para trabajar colaborativamente al mismo tiempo que innovan, todo esto desde una perspectiva de cambio cultural que invite a las escuelas a observarse a sí mismas, junto con diagnosticar qué tan colaborativas son y cuánto valoran la innovación. En este marco, los directivos juegan un rol clave en facilitar el espacio y el tiempo que le permita al profesorado llevar a cabo la construcción de una cultura de innovación y colaboración.

Recursos Disponibles

Este conjunto de herramientas permite dar respuesta a cada una de las cuatro etapas que orientan el tránsito de cada escuela hacia una cultura de colaboración e innovación, mediante un modelo de ciclo, donde la escuela inicie un camino a su propio ritmo y con el apoyo del diagnóstico inicial.

Metodológicamente, una primera instancia es de “autoevaluación y monitoreo” donde se propone que los equipos directivos identifiquen en qué etapa se encuentran con respecto al cambio cultural y seleccionen aquellas herramientas que respondan a sus necesidades y desafíos particulares, además de interiorizar distinciones conceptuales básicas que les faciliten poder anticipar ciertos elementos asociados al cambio. Posteriormente, se invita a reflexionar tanto al interior del equipo directivo como dentro de la comunidad educativa en general, sobre el propósito y sentido del trabajo colaborativo y la innovación pedagógica, a través de una jornada de sensibilización dirigida a los distintos agentes educativos del establecimiento.

En un tercer momento “Identificación de oportunidades” se invita a que los involucrados del proceso de cambio cultural identifiquen desafíos de innovación, aquí lo importante es indagar sobre cuáles son sus necesidades y que desde esa retroalimentación se genere la transformación, y la búsqueda de innovaciones. Por último, en la etapa cuatro: “desarrollo de prácticas” se busca orientar a los equipos directivos respecto de cómo fortalecer el trabajo colaborativo entre docentes y en toda la comunidad educativa, mediante el uso de estrategias que favorezcan la intencionalidad a la hora de promover una cultura escolar de colaboración.

Finalmente, tanto la colaboración y la innovación constituyen prácticas de una escuela que busca estar acorde a los desafíos educativos del siglo XXI, las cuales deben instalar y promover desde un liderazgo directivo, comunidades educativas más inclusivas, creativas y de altos estándares de calidad.

_________________________________________________________

Esta asesoría solicitada por la División de Educación General del Mineduc comenzó en octubre de 2018 y finalizó en mayo de este año.