Niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho

En una alianza de colaboración con Focus desde el año 2012, la Aldea de Niños Cardenal Raúl Silva Henríquez, amparada en la Ley N° 20.032 como institución colaboradora del Sename, actualmente atiende a 54 niños, niñas y adolescentes (NNA) en la localidad de Punta de Tralca.

Por Juan Pablo Muñoz Nenen

Impulsado por Raúl Silva Henríquez hace más de 20 años en su calidad de Cardenal Arzobispo de Santiago, la Aldea de Niños como residencial transitoria fue creada en 1978 en la localidad de Punta de Tralca, balneario ubicado al sur de El Quisco en la Región de Valparaíso.

Este hogar perteneciente a la fundación de beneficencia del mismo nombre y como organismo colaborador del Servicio Nacional de Menores (Sename), brinda a los NNA, protección, afecto y cuidado al interior de un terreno organizado en seis cabañas completamente equipadas para acoger a un máximo de 8 niños y niñas.

Basado en un Proyecto Formativo que rescata convicciones cristianas de base y la reconstrucción de habilidades socioemocionales, cada una de las casas con las que cuenta la aldea, está a cargo de tres funcionarias que operan en un sistema de tres turnos - día, noche y fin de semana- capacitadas para entregar los cuidados físicos y emocionales que los NNA requieren.

Dicho modelo de atención les permite recobrar el apego y la confianza básica para un sano desarrollo, a través de la convivencia en pequeños grupos con figuras adultas estables que funcionan como “autoridad afectiva”, donde aprenden a interactuar con otros, además de desarrollar vínculos de amistad y compañerismo en un entorno local al cual integrarse permitiéndoles reparar el daño sufrido, con el fin de volver a su familia de origen o en otros casos como preparación a la vida independiente.

Como señala su sitio web, actualmente la Aldea tiene por misión satisfacer las necesidades biopsicosociales de los NNA en un ambiente familiar, personalizado, de buen trato y reparador de las vulneraciones de derecho, así como también apoyar su reinserción familiar, contribuyendo a restituir su derecho a vivir en familia, o bien para la vida fuera del hogar una vez cumplido la mayoría de edad.

El convenio de colaboración que sostiene Focus con la Aldea de Niños busca potenciar líneas de acción especificas tales como reforzamiento escolar, apoyo al equipo técnico en el trabajo con la familia, y apoyo en labores que buscan mejorar el entorno donde viven los niños, niñas y jóvenes, todo ello en pos de potenciar el desarrollo de estos últimos.

De lunes a viernes, los NNA asisten diariamente a jardines, escuelas y liceos del sector y reciben apoyo pedagógico, atención psicológica y talleres de formación en la misma Aldea, para disfrutar de actividades deportivas y recreativas, tanto dentro como fuera del hogar, además de la visita de familiares durante los fines de semana.

Hoy, el hogar cuenta con un equipo técnico-profesional integrado por una directora, dos asistentes sociales, dos psicólogas, una psicopedagoga, una educadora diferencial, un profesor de educación física, una terapeuta ocupacional y una técnico en enfermería. Paralelamente, la gestión administrativa es realizada por una secretaria, dos coordinadoras de casa, dos asistentes y 18 cuidadoras, que funcionan en tres turnos. Su directorio está conformado por siete directores y una gerente general que apoya la gestión de proyectos y recursos.

En concordancia con los lineamientos mundiales y de nuestro país, la Aldea busca desarrollar un trabajo focalizado con las familias de origen, dirigido a reconocer y fortalecer aquellas habilidades parentales que aseguren la protección de sus hijos e hijas y posibiliten la reinserción de los NNA a sus familias lo más pronto posible.