Finalizó con éxito el II Encuentro Migración y Aula: desafíos para una escuela intercultural.

Con la presencia de autoridades, académicos y estudiantes, se realizó el II Encuentro Migración y Aula en el Museo de la Educación Gabriela Mistral, organizado por Fundación América Solidaria, Focus, gestora de proyectos sociales y educacionales, y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), junto a la colaboración del Ministerio de Educación, Unicef y Fundación SM, el evento finalizó con la presentación del libro “Migración y Escuela: Guía de acciones prácticas hacia la interculturalidad”.

El objetivo de esta segunda versión del Encuentro Migración y Aula fue escuchar la voz de los niños y niñas con el fin de construir desde la escuela una sociedad intercultural, que visibilice la experiencia de los propios estudiantes, además de rescatar la propuesta de docentes y profesionales para avanzar juntos hacia una sociedad más inclusiva. Invitación que en esta oportunidad fue realizada por Waleska Ureta directora social de América Solidaria, Teresa Izquierdo directora de educación de Focus y José Tomás Vicuña director nacional del Servicio Jesuita a Migrantes.

Durante la ronda de exposiciones, Fabiola Miranda, encargada de la Política Nacional de Estudiantes Extranjeros del Mineduc, planteó a los presentes la necesidad de generar un consenso respecto a una definición unificada de lo que es interculturalidad para plasmarlo en un trabajo en conjunto con la comunidad. Al respecto, Milena Collazos, voluntaria profesional de América Solidaria e impulsora del Programa Migración y Escuela del SJM señaló “que hablar de interculturalidad en las escuelas no es sólo la enseñanza, sino también la creación de espacios de convivencia donde estudiantes, familias, directivos, docentes y auxiliares de la educación, formen parte de un lugar donde todos puedan compartir y contar cómo son sus formas de ver, ser y sentir el mundo que los rodea”.

Para Soledad Cortés, Oficial de Educación de Unicef, lo anteriormente señalado debe ser acompañado por una formación continua de los docentes y una política educativa por parte del Ministerio de Educación, que asegure la calidad de este proceso intercultural en las distintas comunidades educativas, “pues son los profesores y profesoras el motor de cambio al interior del sistema educacional, con respecto a una visión integradora, horizontal y que respete la inclusión”, enfatizó.

Posteriormente, los presentes realizaron un levantamiento de principios en torno a repensar la escuela como un espacio intercultural, donde se releve la riqueza de la migración y el valor de la integración. Actividad que se centró en enfoque de derechos de los niños y contempló en un primer momento la realización de rutinas de pensamiento, para luego concretarse en la co-construcción de principios entre los adultos y estudiantes, siendo éstos últimos protagonistas de la jornada resguardando su interés superior y abrir un espacio de participación y ser oído. Para, Teresa Izquierdo, directora de Educación de Focus, “desde este encuentro organizado por distintos actores queremos apostar por la construcción de una escuela intercultural, donde prime la inclusión, y donde todos los niños y niñas tengan un espacio para desarrollarse plenamente, en igualdad y no discriminación, y para lograrlo, tenemos que trabajar juntos y sumar a todos quienes puedan colaborar”.

Al cierre de este seminario, el Servicio Jesuita a Migrantes, presentó una guía práctica de acciones hacia la interculturalidad diseñada junto a la Fundación SM y voluntarias profesionales de América Solidaria. Insumo que sistematizó la experiencia intercultural de los y las docentes, estudiantes y sus comunidades, trabajo realizado por el Programa Migración y Aula en las ciudades de Santiago, Arica y Antofagasta. Con el fin de involucrar a más colegios en un avance hacia la construcción de muchas más experiencias interculturales, con un foco centrado en el ámbito pedagógico, de convivencia escolar y de acceso a derechos. Al respecto, desde SJM, enfatizaron la importancia que tiene la comunicación como un elemento central para no invisibilizar los problemas, sino que, por el contrario; abordarlos, transformarlos y avanzar hacia el ideal de escuela intercultural en nuestro país.

Finalmente, la invitación realizada al término de este encuentro es a generar nuevas instancias como éstas, a fin de continuar impulsando a que los docentes tengan acceso a herramientas para trabajar en la generación de aulas más inclusivas y, además, para que se escuche la voz de los niños, niñas y jóvenes, haciéndolos partícipes de los procesos migratorios desde sus propias experiencias, pues ellos reconocen este proceso de intercultural como un fenómeno natural y sin limitaciones.