Mesón Los Conquistadores: duelo migratorio

El viernes 30 de agosto se realizó una nueva versión del Mesón Los Conquistadores, instancia abierta al público, con la participación de profesionales de Focus y expertos en temas relacionados con los intereses de la gestora de proyectos.

En esta oportunidad, conversamos con Patricia Zavarce, quien nos compartió parte de su trabajo al interior de la Asociación Inmigrante Feliz y el acompañamiento psicoemocional que realiza a personas inmigrantes que buscan incorporarse a su nueva realidad de vida.

Por Juan Pablo Muñoz Nenen

¿Por qué migramos? Fue la pregunta con que Patricia Zavarce, psicóloga y miembro de la Asociación Inmigrante Feliz, inició una nueva versión del Mesón Los Conquistadores. Instancia que tuvo por objetivo profundizar en el duelo migratorio como fenómeno psicoemocional al que se ven enfrentadas las personas migrantes al momento de llegar al país y cuyas respuestas apuntaron a factores socioeconómicos derivados de la búsqueda de mejores condiciones de vida, perfeccionamiento laboral o estudios; catástrofes naturales o sociales, conflictos bélicos; reunificación familiar, refugio o asilo, causas que para Zavarce dan cuenta de las razones históricas de los procesos migratorios.

Respecto al duelo, la expositora comentó que esté fenómeno humano estaría dado por una reacción natural que se da en forma de sufrimiento o aflicción ante la perdida de un ser querido, objeto o evento significativo para una persona y que para los asistentes es asimilable a ejemplos como las expectativas no cumplidas de los padres en torno a sus hijos, la separación de los padres al interior de un grupo familiar, el cambio de hogar o un nuevo trabajo. Todos procesos de transformación que implican la existencia de un duelo que en la mayoría de los casos es más cercano a factores psicológicos que fisiológicos.

¿Pero en el caso de personas migrantes? Aquí, para Zavarce el duelo sería atravesado por quienes, al momento de trasladarse a un nuevo país comienzan un proceso de reorganización que contempla la asimilación de la perdida de seres queridos, objetos y recuerdos, junto con una adaptación a su nueva situación de vida. Duelo que afecta tanto a quien se va como a quien se queda en el país de origen y que en entre sus características se encuentra la parcialidad, pues el objeto del cual el individuo se separa continúa presente, es transgeneracional, afecta la identidad de la persona, quién era y quién soy ahora, y en algunas ocasiones deriva en el riesgo de sufrir depresión en aquellas personas que son propensas a esté estado.

En esta etapa, para la profesional el estrés migratorio se presentaría como un desequilibrio sustancial entre las demandas ambientales percibidas como desbordantes de los recursos propios del sujeto, que pueden poner en riesgo el bienestar de la persona que ha decidido migrar y cuya temporalidad puede ser antes, durante o al momento de llegar al país de destino. Siendo relevante la resiliencia, en la medida que las personas migrantes y sus familias son capaces de superar eventos negativos o desfavorables que desembocan en procesos migratorios exitosos, pues en circunstancias difíciles o traumáticas la persona desarrolla recursos que se encontraban latentes y que hasta ese instante desconocía.

Finalmente, para la expositora lograr un cambio en la mentalidad de la ciudadanía en relación a la forma de relacionarnos con la diversidad es uno de los desafíos principales para el país que acoge, pues no sólo implica desmitificar mitos y creencias en torno a los inmigrantes y lo que significa la migración como rebaja salarial, reducción de oportunidades laborales y mayor inseguridad, sino también, la implementación de políticas públicas que normalicen y regulen la situación de las personas migrantes, junto con penalizar los abusos laborales, la precariedad de condiciones y la trata de personas.

___________________________________________________________

Asociación Inmigrante Feliz es una organización sin fines de lucro creada en 2017 por un grupo de venezolanos inspirados en la oportunidad de convertir al inmigrante en un factor de crecimiento positivo a nivel personal, familiar y profesional aportando al país que lo acoge. Enfocado en la contención psicoemocional y en la inserción laboral al inmigrante apoyando su integración fluida e inclusiva al país.